Falleció el Profesor Hugo Olea Morales

Hoy en horas de esta tarde dejó de existir el profesor Hugo Olea Morales, periodista y formador de numerosas generaciones de profesionales de la información de la Universidad de Concepción. Su deceso se produjo en un centro de salud, como consecuencia de una enfermedad. El profesor Olea se caracterizaba por ser una persona clara, directa, amistosa y con un particular sentido del humor. Se desempañaba  en actividades docentes desde mayo de 1973 y en nuestra carrera a partir de 1989, año en que se refundan los estudios de Periodismo en la Universidad de Concepción. Dictó, entre otras, las asignaturas de Tiempo Real, Periodismo Interpretativo, Periodismo de Opinión, Ética Profesional, Pre-práctica, Radio, Pre-Seminario y Televisión, aparte de evaluar prácticas profesionales y dirigir seminarios de título.

Publicó artículos sobre Radio, Ética Profesional y Periodismo en la revista “Estudios de Periodismo”; en 1995 el texto “Apuntes para interpretar periodísticamente”, como resultado de un proyecto orientado al desarrollo de la docencia en la carrera. Tenía en preparación un trabajo sobre aspectos relevantes del desarrollo del periodismo regional que, en principio, se titulaba “Desde el Faro del Bío Bío a Internet”.

Como periodista su primer artículo apareció en el periódico “El Lontué”, de Molina. Luego escribió en “La Prensa”, de Curicó. En “La Discusión”, de Chillán, publicó la columna “El Oficio de Mirar”. En 1965, lo contrataron como reportero la Radio Universidad de Concepción. Fue corresponsal de Radio Chilena. En la radioemisora universitaria se desempeñó como jefe de los servicios informativos, entre 1969 y 1982, año en que es transferido a la Dirección de Extensión Universitaria, como Jefe de la Dirección de Comunicaciones. De allí pasa a la Rectoría como Jefe de la Oficina de Comunicaciones y paralelamente dicta clases en Periodismo en donde primero es designado Jefe de Carrera y luego elegido como Director de Departamento en  varias oportunidades, ejerciendo el cargo hasta hoy.

Entre 1982 y 1992 escribió para el diario “El Sur”. Sus textos pueden ser encontrados en los archivos del suplemento dominical “La Gaceta”, entre ellos hay crónicas y entrevistas sobre diversas temáticas, la columna satírico-humorística “Tartarín y Tarascón” y la de comentarios sobre radio y televisión firmada con el seudónimo “Recaredo”. Fue editor del cuerpo “Actual”, del diario como asimismo de la revista “Tiempo Regional.

Durante la rectoría del profesor Augusto Parra participó de las tareas fundacionales del Canal de Televisión de nuestra universidad, hoy TVU, a partir del antiguo Departamento de Televisión Educativa para el cual condujo programas transmitidos a nivel regional en colaboración con TVN. Dirigió la Radio Octava. Trabajó en los canales de cable y de TV abierta. Dirigió, en sus inicios, el trabajo de prensa y posteriormente condujo programas.

En cuanto a la actividad gremial fue presidente del Centro de Estudiantes de Periodismo, también Presidente del Colegio Regional de Periodistas. Hizo su práctica profesional en los diarios “La Patria” y “Crónica”.

Participó en el XII Curso de Perfeccionamiento en Comunicación Colectiva, realizado, en 1971, por el Centro Internacional de Estudios Superiores de Periodismo para América Latina, CIESPAL, en Quito, Ecuador. Desde 2008 a 2011 se desempeñó como Secretario Académico de la Facultad y hasta hoy era candidato a doctor en Ciencias de la Información de la Universidad Pontificia de Salamanca, España.

Don Hugo, poseedor de una pluma memorable, manifestaba además un enorme compromiso con la Universidad de Concepción, con el pluralismo, ética y libertad de expresión, acorde con los valores de nuestra casa de estudios. Además, poseía un enorme compromiso con la educación y formación integral de los jóvenes, situación que se refleja en el gran impulso que le otorgó al Departamento de Comunicación Social en la modernización de sus dependencias, la actualización de equipos y renovación de los estudios de radio y televisión, además de la implementación de la sala multimedia. Nuestro profesor hoy tiene el reconocimiento de todas las personas que trabajaron o que lo conocieron. Él entregó conocimientos, lecciones y una que otra broma a numerosas generaciones de estudiantes, quienes siempre le recordarán con respeto y admiración a su gran labor en el periodismo.