Experto evidenció escasa importancia de la salud mental en la agenda global

Una serie de argumentos que demuestran la escasa importancia que se atribuye a la salud mental en la agenda global expuso el investigador de la Universidad Nueva de Lisboa, Benedetto Saraceno, en la conferencia inaugural del curso de verano “Formación de Investigadores en Salud Mental para América Latina: desafíos metodológicos y herramientas para la práctica”, que se imparte en la UdeC hasta el 26 de enero.

Como ejemplos, el ex director del Departamento de Salud Mental de la Organización Mundial de la Salud (OMS) comentó que el tema apenas es mencionado en los objetivos de desarrollo sostenibles establecidos por la Organización de Naciones Unidas (ONU); “es decir, no está en la agenda global de desarrollo”.

A esto se suma “una escasa atención de parte de las autoridades de salud de los países, de los organismos internacionales, de los grandes donantes”, lo que tiene como consecuencia recursos financieros y humanos insuficientes para esta área.

Saraceno agregó que, según datos de la OMS, el 32% de los 194 países miembros de la Organización de las Naciones Unidas no tiene un presupuesto para salud mental y el 36% que lo tiene invierte menos del 1% del presupuesto general de salud a esta área. “Es casi nada”.

De acuerdo al experto, la salud mental debiera ser una prioridad para los gobiernos porque ella tiene un impacto importante en la salud general de la población y explicó que ello se sustenta en que muchas discapacidades y enfermedades están vinculadas a problemas mentales, la vez que señaló que hay también una razón ética.

Investigadores para América Latina

El curso, del que participan profesionales de la salud mental y las ciencias sociales de diversos países de la región, es organizado por los doctorados de Salud Mental y de Sicología de la UdeC en conjunto con la red Maristan que reúne a universidades europeas y de América Latina.

En la apertura del curso, el Director del Doctorado en Salud Mental, Dr. Benjamín Vicente, señaló que uno de los desafíos para esta área es contar con investigadores de frontera -que es lo que hace el programa a su cargo- para que la disciplina avance y para aportar en la búsqueda de estrategias que impacten en la calidad de vida de las personas.

También se refirió a la necesidad de generar nuevo conocimiento, la Directora del Doctorado en Psicología, Claudia Pérez, quien también puso el acento en la colaboración y vinculación académica entre países para lograr un mayor desarrollo de la ciencia latinoamericana. En ese contexto, situó la realización del curso.

Finalmente, en su calidad de presidenta de la Red Maristan (espacio académico de cooperación entre universidades de América Latina y Europa, que fue constituida al amparo del Programa América Latina Formación Académica de la Unión Europea) y académica UdeC, Sandra Saldivia, afirmó que el gran aporte de esta iniciativa es que ha permitido que en América Latina se generen redes de investigadores “para potenciar el trabajo y la investigación que tanto necesitamos, investigación para generar evidencia y tener resultados capaces de fundamentar las decisiones técnicas y políticas que se ponen en ejecución”.